Capítulo 2 de “Relaciones Excelentes”: “Mejor preguntar que aconsejar”