Desde mi experiencia con múltiples organizaciones, el proceso de Evaluación del Desempeño “clásico”, ha quedado caduco e insuficiente para ayudar a las organizaciones a responder a las necesidades o expectativas

La indefensión aprendida es la reacción a darse por vencido, a no asumir ninguna responsabilidad y a no luchar como consecuencia de creer que cualquier cosa que podamos hacer carece